Esperanza Gomez: “Ay hijueputa, qué rico”